Una ciudad dentro de una ciudad. Sant Pau es el conjunto modernista más grande del mundo y, también, la obra más importante del arquitecto modernista Lluís Domènech i Montaner.

Declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO el año 1997, por su singularidad y belleza artística, el Recinto Modernista está configurado como un conjunto arquitectónico formado por 12 pabellones rodeados de espacios verdes y conectados por un kilómetro de galerías subterráneas.

¿Qué se puede visitar?

La visita se inicia en la Sala Hipóstila, que acogía las antiguas urgencias del Hospital. A través de los túneles, llegaréis al Pabellón de Sant Salvador, el primer edificio que entró en funcionamiento el 1916. Allá podéis recorrer la historia del antiguo Hospital de la Santa Creu i Sant Pau y conocer la obra y la trayectoria de Lluís Domènech i Montaner.

La visita continua en los jardines. Paseando entre flores y plantas comprobaréis como la naturaleza fue fuente de inspiración modernista y herramienta fundamental para la curación de los enfermos.

¿Cómo era la vida en este entorno hospitalario en los años veinte del siglo pasado? Y en la ciudad de Barcelona, ¿qué medicina se practicaba? Lo descubriréis visitando la Casa de Operaciones y el Pabellón de Sant Rafael, que acoge una recreación histórica y la exposición ‘Paciente y médico, de la narración a la objetividad’.

El recorrido acaba en el Pabellón de la Administración, el edificio más destacado de todo el conjunto. Os sorprenderán las diferentes salas patrimoniales, llenas de luz, colores, mosaicos, esculturas y una amplia riqueza decorativa.

El itinerario recomendado puede variar en función de la disponibilidad de espacios.

 

Entradas

 

 

En cumplimiento de la normativa vigente, las visitas guiadas al Recinto Modernista de Sant Pau solo pueden ser realizadas por los guías del Recinto Modernista, guías de turismo habilitados por la Generalitat de Catalunya y docentes que acompañen a grupos de estudiantes.

Los menores de 16 años han de ir acompañados de un adulto.