El hospital modernista

Los últimos años de actividad del Hospital de la Santa Creu coinciden con el advenimiento de la gran transformación urbanística de Barcelona: el desarrollo del Plan Cerdà y la construcción del Eixample.

Es en este contexto de expansión más allá de las murallas cuando muere, en 1896, Pau Gil i Serra, un banquero catalán residente en París. Gil estableció en su testamento que su legado se debía destinar a la construcción de un nuevo hospital en Barcelona. Entre sus indicaciones, Gil imponía que el nuevo centro reuniera las más avanzadas innovaciones desde el punto de vista tecnológico, arquitectónico y médico, y que fuera erigido bajo la advocación de San Pablo. Así surgió el Hospital de Sant Pau.

El acuerdo de la Junta del Hospital de la Santa Creu y los albaceas de Pau Gil hicieron posible la construcción de un nuevo hospital en unos terrenos de la Santa Creu situados a medio camino entre Gràcia, Horta, el Guinardó y Sant Martí de Provençals. Finalmente, el proyecto fue encargado a Lluís Domènech i Montaner (1850-1923), gran figura del Modernismo catalán.

Para llevar a cabo el encargo, el genial arquitecto se inspiró en los hospitales más modernos de Europa. Partiendo de las ideas higienistas, diseñó un hospital organizado en diferentes pabellones aislados, rodeados de jardines y conectados entre sí por una trama de túneles subterráneos. A pesar de que Domènech dibujó un proyecto formado por 48 edificios, finalmente sólo se construyeron 27, de los cuales sólo 16 según el proyecto original modernista.

En líneas generales, Domènech creó una planta cuadrada alrededor de dos ejes diagonales, uno norte-sur y otro este-oeste, que conforman una cruz patada, emblema del antiguo Hospital de la Santa Creu. A través de este símbolo se resumen y simbolizan la historia hospitalaria de Barcelona y los valores alegóricos de la Edad Media.

En 1902 se empezaron a construir los primeros diez edificios del conjunto siguiendo una trama urbanística diferente a la del Eixample. Cada edificio estaba destinado a una especialidad diferente. La iluminación, la buena ventilación y la decoración de las estancias hicieron del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau un espacio único en el mundo, un nuevo modelo hospitalario que introducía la importancia del espacio abierto y el soleamiento en el tratamiento de los pacientes.

Después de la muerte del arquitecto, su hijo, Pere Domènech i Roura, se encargó de la ejecución de los trabajos en su etapa final. El rey Alfonso XIII inauguró el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau el 16 de enero de 1930.

Con los años, además de ser el hospital de referencia para la ciudadanía, Sant Pau se ha convertido en un emblema destacado del patrimonio y la cultura de Barcelona y Catalunya. En 1978 fue declarado Monumento Histórico Artístico y el año 1997 Patrimonio Mundial por la UNESCO.

El incremento de la demanda sanitaria y el deterioro estructural de los edificios evidenciaron que el conjunto modernista no reunía las condiciones necesarias para mantener la calidad asistencial. Es entonces cuando se empezó a plantear la necesidad de construir un nuevo hospital, moderno y adecuado para la práctica médica contemporánea. Los edificios de Domènech i Montaner habían llegado al final de su vida útil.

En otoño de 2009, la actividad sanitaria se trasladó a un moderno edificio situado en la fachada norte del conjunto. Así, el Recinto Modernista empezaba una nueva etapa. Una rigurosa rehabilitación ha permitido poner en valor la obra de Domènech i Montaner, y hacer de Sant Pau un centro de conocimiento de relevancia internacional y un nuevo referente cultural.

 

  • Passeig central de l'Hospital de Sant Pau, a principis del segle XX.
  • Pavellons femenins d'infermeria de l'Hospital de Sant Pau.
  • Alfons XIII en la inauguració de l'Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, l'any 1930
  • Una de les sales de malalts de l'Hospital de Sant Pau, a principis del segle XX.
  • Lluís Domènech i Montaner admirant el vestíbul del Pavelló de l'Administració, vers l'any 1910
  • Cuines de l'Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, a principis del segle XX
  • Casa d'Operacions de l'Hospital de la Santa Creu i Sant Pau
  • Passeig central de l'Hospital de Sant Pau, a principis del segle XX